TRANSFORMADOS POR LOS PRECEPTOS

Los preceptos Budistas están aquí para protegernos de las malas acciones, alejarnos de lo malo y acercarnos a lo bueno. El maestro de Vinaya Daoxuan de la dinastía Tang compuso el Manual Simplificado y Modificado del Vinaya de Cuatro Partes [Sifenlü Shanfan Buque Xingshi Chao], en el que analiza los preceptos en términos de sus “reglas”, “esencia”, “práctica” y «características.» Cuando uno pone en práctica las reglas reales de los preceptos, el cuerpo y la mente reciben la esencia de los preceptos. Cuando esto sucede, esa esencia se expresa a través de la práctica de ser puro en cuerpo, palabra y mente.

«Los preceptos son, claramente, esenciales para nuestras vidas»

Los preceptos Budistas son como la agradable fragancia de una flor de loto. Cuando alguien practica los preceptos puramente, la fragancia de los preceptos impregna el mundo entero, y esa persona es alabada dondequiera que vaya. El Sutra Sobre la Fragancia de los Preceptos [Jie xiang jing] dice:

«Las fragancias de todas las flores y frutas del mundo, incluso
el sándalo y el almizcle, no se pueden sentir en todas partes.
Solo la fragancia de los preceptos impregna todo el universo»

Aquellos que practican los preceptos obtendrán las características de los preceptos y las irradiarán hacia afuera. Estas personas tendrán un porte naturalmente majestuoso y digno, y siempre actuarán de manera moral. Practicar los preceptos puede purificar nuestro cuerpo y nuestra mente, mejorar nuestra moralidad, refinar nuestro carácter y revelar nuestra naturaleza búdica. Practicando los preceptos podemos estar seguros de que nuestra motivación no nos fallará, y que seremos dotados de todos los méritos de practicar los preceptos.

La moral Budista tiene muchas facetas diferentes, cada una de las cuales ayuda a mejorar nuestras vidas. Los cinco preceptos y las diez acciones saludables nos ayudan a desarrollar un carácter humano sólido, la conducta de los sabios Budistas ayuda a elevar nuestra moralidad y la sabiduría de la vacuidad del bodhisattva nos ayuda a comprender la mente y ver nuestra naturaleza. Cualquier cosa que provenga de una mente compasiva y que no contradiga la ley secular ni obstaculice el beneficio de todos los seres vivos, puede llevarnos a realizar nuestro carácter humano y a iluminarnos.

El Budismo es una religión que aboga por la igualdad. En el Budismo se dice que todo el mundo puede convertirse en Buda. De hecho, no debemos faltarle el respeto a nadie, porque ellos también algún día se convertirán en Buda. Es mediante la observancia de los preceptos que se crea y perfecciona esta cualidad única, hasta alcanzar la meta de respetar los derechos humanos y el derecho a la vida. Debemos alcanzar este objetivo para elevar verdaderamente el carácter moral de todos los seres humanos.

«Cada uno de nosotros debería esforzarse por tener la gran bondad, la gran compasión, la gran sabiduría y la gran práctica de los Budas y bodhisattvas»

La moral Budista va mucho más allá de los preceptos. Cualidades como conectarse con los demás a través de la generosidad, olvidar las fechorías pasadas de los demás, tener remordimientos, velar por los seis órganos de los sentidos y ser un buen amigo también forman parte de la moral Budista. Estar agradecido por la bondad que recibimos también es parte de la moral Budista, ya que debemos estar agradecidos por la bondad que nos ofrecen nuestros padres, otros seres vivos, nuestro país y la Triple Gema. Debemos aplicar medios hábiles, traer beneficio y felicidad a todos los seres vivos, dar a todos universalmente y difundir las enseñanzas por todas partes. Debemos ser tolerantes, gentiles, atentos y siempre tener palabras amables para los demás. Todo esto es parte de la moral Budista.

Es mediante la aplicación de los cinco preceptos, las diez acciones saludables y las tres categorías de preceptos del bodhisattva que es posible realizar nuestro carácter humano, alcanzar la iluminación, beneficiar a todos y liberarnos a nosotros mismos y a los demás. Ésta es la razón por la que los preceptos Budistas son tan admirables y por la que animar a todos a adoptarlos y practicarlos es el objetivo final de la moralidad Budista Humanista.


Transformed by the Precepts
For All Living Beings
Venerable Maestro Hsing Yun
Fuente: Fo Guang Shan International Translation Center

Hé Míng

Volver arriba