NO CREER ES LA VERDAD ÚLTIMA

Un joven monje solicitó instrucción al Maestro Imperial Huizhong: «El antiguo sabio dijo: «Todos los verdes bambúes son Dhamakaya; las exuberantes flores amarillas no son más que prajna«.

«Los no creyentes piensan que esto está mal; los creyentes piensan que es inconcebible. ¿Pero no sé qué es lo correcto?«

El Maestro Imperial Huizhong respondió: «Ese es el estado de seres como el Bodhisattva Manjusri y el Bodhisattva Samantabhadra. No es algo que la gente común y los practicantes del Hinayana puedan creer o aceptar, por lo que el Sutra del Ornamento Floral dice: «El Buddhakaya impregna todos los reinos del Dharma, universalmente se manifiesta ante todos los seres y, siguiendo las condiciones, responde completamente a los buscadores. Sin embargo, habita eternamente en este asiento bodhi». Puesto que el bambú verde no va más allá de los reinos del dharma, ¿qué no es el Dhanakaya? Además, los Prajna Sutras dicen: «La forma es ilimitada, por lo tanto, prajna también es ilimitado». Puesto que las flores amarillas no van más allá de la forma, ¿qué no es prajna? Por lo tanto, los sutras originalmente son Dharmas indeterminados, y el Dharma originalmente no tiene muchas semillas«.

Después de que el novicio escuchó esto, todavía no entendió. Luego preguntó: «En cuanto a esa afirmación, ¿están en lo cierto los creyentes? ¿Están en lo cierto los no creyentes?«

El Maestro Imperial Huizhong, insinuando un estado mental aún más elevado, respondió: «Los creyentes son la verdad mundana; los no creyentes son la verdad última«.

Asombrado, el joven monje dijo: «¡Los no creyentes lo ridiculizan como una visión errónea! ¿Cómo puede el Maestro Ch’an decir que son la verdad suprema?«

«Los mismos no creyentes no creen que la verdad última, en sí misma, sea la verdad última. Debido a que es la verdad última, la gente común y corriente la denuncia como errónea. Aquellos con puntos de vista equivocados, ¿cómo pueden decir la verdad última?» Concluyó el Maestro Imperial Huizhong.

En ese momento, el joven monje despertó a la verdad última, que no es fácil de creer.

Cuando el Buda alcanzó la iluminación por primera vez, se lamentó de que aquello a lo que había despertado iba en contra de las creencias de los seres sintientes. Los seres sintientes piensan que los placeres sensuales son reales; el Buda se dio cuenta de que los placeres sensuales son falsos. Los seres sintientes piensan que la naturaleza y la talidad de Buda no existen; el Buda sostuvo que sí. Como resultado, en las costumbres del mundo mundano, no hay nadie que no utilice la creencia o la no creencia como estándares, no hay nadie que no utilice el hablar del bien o del mal como estándares. La verdad es que aquellos que siguen el Camino de Buda pertenecen al Camino de Buda, y aquellos que tienen puntos de vista equivocados pertenecen a puntos de vista equivocados.


Chan Heart, Chan Arts
Venerable Maestro Hsing Yun

Hé Míng

Volver arriba