CONDICIONES PARA GANAR

Ganar: ¡qué término tan atractivo! Después de que los chinos pusieran fin victoriosamente a ocho años de resistencia a la invasión japonesa, todo el país estaba jubiloso. Cuando los aliados desembarcaron con éxito en Normandía y sentaron las bases para la victoria definitiva en la Segunda Guerra Mundial, el mundo entero se centró en el acontecimiento.

La mayoría de las naciones del mundo buscan la libertad y la democracia a través de un proceso electoral. En cada elección, el ganador de la mayor cantidad de votos se regocija mientras que el perdedor está abatido. El marcado contraste suele ser conmovedor. Muchos han probado los dulces frutos de la victoria. Las medallas y trofeos de distinción recibidos son el resultado glorioso de ganar.

Muchos compran la victoria con dinero, poder, fuerza física e incluso con bellas palabras. Algunos ganan con engaños y medios astutos, mientras que otros obtienen la victoria aplicando presión social e influyendo en la opinión pública. Sin embargo, hay algunos que finalmente ganan con la fuerza de su compasión, sabiduría, moral, rectitud y tolerancia.

En el Budismo, ser tolerante no significa ser pasivo, estancado o retraído. Es fuerza; es ser responsable y progresista. Es la motivación de los más benevolentes y valientes. Por tanto, debemos entender claramente el significado de tolerancia. La mayoría asocia la tolerancia con soportar el dolor y el sufrimiento, o el insulto y la difamación, pero el espíritu de tolerancia también significa sacrificarse por la justicia y dar la vida por la benevolencia. La tolerancia es sacrificarse para ayudar a otros a tener éxito; es disposición a sufrir por todos los seres sintientes a cambio de su paz y bienestar.

Cuando el Buda Sakyamuni era Dighayu en una de sus vidas anteriores, practicó la tolerancia ante el insulto y al final ganó la batalla por su país. Como se afirma en el Sutra del Diamante, cuando el rey Kaliraja estaba desmembrando al Buda, él no sentía ningún odio ni ira. Sólo podía pensar de esta manera debido a su altruismo y finalmente triunfó.

La tolerancia no es rendirse completamente de manera pasiva. Es un sacrificio activo como algo natural para obtener la victoria. Algunos viven con insultos para poder ganar la batalla final. Al ser tolerantes, adquirimos una gran fuerza y ​​somos capaces de asumir una gran responsabilidad. El Buda dijo una vez: «Aquellos que no pueden soportar los insultos, las palabras duras, la calumnia y la difamación y los toman como un dulce rocío no se consideran verdaderamente fuertes«.

La tolerancia al final trae éxito, pero lleva mucho tiempo. El mundo es diferente ahora, por lo que, además de la fuerza más poderosa de la tolerancia, también necesitamos compasión y moral para la victoria final. Esto es especialmente cierto en la era de la democracia, cuando ganarse el apoyo de los votantes es la forma de triunfar. Cuando somos humildes y elogiamos a los demás por su trabajo, y cuando ayudamos a otros con sus problemas y trabajamos para su beneficio, podemos obtener la victoria. Cuando somos tolerantes y estamos llenos de coraje, diligencia, sabiduría y sentido de responsabilidad, creamos las condiciones para ganar.


Conditions for Winning
Let Go, Move On
Venerable Maestro Hsing Yun
Fuente: hsingyun.com

Hé Míng

Volver arriba